Skip to main content

Study explores balance of Spanish and English in bilingual picture books


A father reads out loud to his baby.

Picture books are crucial to how children learn language. A new study published in the journal Languages has shown that bilingual picture books are predominantly written in English and offer opportunities for children to learn Spanish vocabulary words. Photo by Picsea/Unsplash
// Los libros ilustrados son fundamentales para adquirir el lenguaje. En un nuevo estudio publicado en la revista Languages se muestra que en los libros infantiles ilustrados bilingües predomina el inglés y también se ofrecen oportunidades para que los niños aprendan vocablos en español. Foto de Picsea/Unsplash

|
March 22, 2022

Editor's note: A Spanish version of this story is available at the end of this article. Click here to go there directly. // Al final de este artículo hay una versión en español de esta historia. Haga clic aquí para ir directamente allí.

How many books children have access to at home predicts how well they learn language and even how long they stay in school.  

Children’s picture books might seem simple, but they are crucial to learning language. Picture books contain words and sentence structures beyond what babies and toddlers might encounter in speech or song.

For children being raised bilingual, who are learning two languages at the same time, reading with parents and caregivers is crucial because these children must learn twice as many words. There are more than 12 million American children growing up bilingual, and over 8 million of these children speak Spanish at home.  

study from Arizona State University and the University of Texas at El Paso has analyzed how bilingual picture books geared toward young children balance the English and Spanish languages. The study shows that the picture books are predominantly written in English and offer opportunities for children to learn Spanish vocabulary words. 

“Children being raised bilingual are learning words in two languages while facing different amounts of exposure in each language, and we want to understand how bilingual picture books contribute to their language experiences. This study is a first step and evaluates the quality and quantity of both English and Spanish together in bilingual picture books,” said Viridiana Benitez, assistant professor of psychology at ASU and first author on the study. “The quality of the Spanish words in the books is important given Spanish is the second-most spoken language in the United States, but it is also important to look at English, as these books provide unique opportunities to learn about both languages together.” 

Benitez, who grew up bilingual, has wanted to understand more about the bilingual reading environment because children might encounter the two languages in different ways during reading. They might hear more of one language than the other, or they may encounter the two languages in combination.  

Another motivation for the study happened outside the lab, when Benitez was reading to her son, who is being raised bilingual.

“One of the first books in his little library was 'Besos for Baby,'” she said. “I remember reading it to him and thinking the language exposure he’s getting from this book is interesting. From there, I started wondering how the two languages are presented together in other bilingual picture books.”

Spanish and English 

The 45 bilingual picture books included in the study are all for sale in the U.S. and are marketed to babies and children up to age 9. These books contain both English and Spanish, switching between the two languages.  

For both English and Spanish, the research team counted the total number of words and how many times each word was used. They also counted the number of phrases and how long, or complex, each phrase was in both languages. The English phrases and sentences were more complex than for Spanish, but the books included more unique Spanish words.  

“The proportion of language in the books was overwhelmingly English, and often the Spanish included in the text was just one word in an English sentence,” said Marissa Castellana, a psychology graduate student and second author on the paper. “This finding suggests that these books might be beneficial to English-speaking families who are trying to incorporate some Spanish language into their child’s environment, and to Spanish-learning children as well.” 

Mamá, or mom, was one of the most common Spanish words in the books. Other Spanish words that showed up frequently in the books were related to family, while English was much less commonly used to talk about family members and more often used to talk about daily routines.  

“These books are predominantly in English with a sprinkling of Spanish, which could support Spanish vocabulary learning. But the books also present complex English phrases, which could also benefit English language development,” Benitez said. “In many communities in the U.S., Spanish is very significant. To better serve children who come from a large variety of language experiences, it is important to consider what kinds of books are available for them to read." 

Bilingual ad-libbing 

An important way children learn language from reading books is by listening when parents, caregivers and teachers ad-lib or expand on what is in the book. The child might be asked what they think will happen next or if they notice a detail of the picture. This type of conversation is called extra-textual talk.

This study provides a foundation for the research team to assess how the content of bilingual picture books influences whether parents and caregivers speak one or more languages when engaging in extra-textual talk with their children. The study findings will also allow the researchers to examine how extra-textual talk in different languages impacts how children learn new words, which will ultimately help parents make informed decisions about the books that they read with their children.

Families interested in participating in studies of how children learn language can find information here.

Christine Potter of the University of Texas El Paso also contributed to the study.

The Spanish version of the article follows.

En un estudio se investiga la proporción de español e inglés en libros de cuentos ilustrados bilingües

La cantidad de libros que los niños tienen a su disposición predice la facilidad con que aprenden el lenguaje e incluso hasta que año estudiarán en la escuela.

Los libros infantiles ilustrados al parecer son sencillos, pero son fundamentales para la adquisición del lenguaje. Los libros ilustrados contienen palabras y sintaxis más complejas de lo que un bebé o un niño chiquito encuentra en el lenguaje hablado o en las canciones.

Para los niños que se crían bilingües, los que están aprendiendo dos idiomas a la vez, la lectura con los padres y otros cuidadores es clave porque estos niños tienen que aprender el doble del número de palabras. En Estados Unidos, son más de 12 millones de niños que crecen bilingües, y de ellos, más de 8 millones hablan español en casa.

En un estudio realizado en la Universidad Estatal de Arizona (ASU) y en la Universidad de Texas en El Paso se analiza la distribución proporcional de los idiomas inglés y español en los libros de cuentos ilustrados destinados para niños pequeños. En el estudio se comprueba que el inglés predomina y que también se ofrecen oportunidades para que los niños aprendan palabras nuevas en español.

“Los niños que se crían bilingües aprenden palabras en dos idiomas, a la vez que se encuentran expuestos a cada idioma en grados diferentes. Nos interesa entender cómo los libros ilustrados bilingües contribuyen a sus experiencias lingüísticas. Este estudio es un primer paso en el que se evalúa la calidad y la cantidad del inglés y del español juntos en los libros ilustrados bilingües” comentó Viridiana Benítez, catedrática adjunta de psicología en ASU y autora principal del estudio. “También reviste importancia la calidad de las palabras en español que se ven en los libros, dado que el español es el segundo idioma que más se habla en Estados Unidos. Pero también es importante observar el inglés, ya que estos libros brindan oportunidades singulares para aprender sobre los dos idiomas juntos.”

A Benítez, que se crió en un entorno bilingüe, le interesaba aprender más acerca del ámbito de la lectura bilingüe, porque se preguntaba si al leer, el encuentro de los niños con cada uno de los dos idiomas es diferente. Puede ser que escuchen un idioma más que el otro, o puede que encuentren los dos idiomas en combinación.

Otro motivo para dirigir el estudio surgió de fuera del laboratorio, cuando Benítez le estaba leyendo a su hijo, a quien está criando bilingüe.

“Uno de los primeros libros que tenía en su pequeña biblioteca era Besos for Baby” contó. “Recuerdo que cuando se lo leía, pensaba que la exposición al lenguaje que él recibe en este libro es interesante. De ahí empecé a preguntarme cómo se presentan los dos idiomas juntos en otros libros ilustrados bilingües”.

El español y el inglés

Los 45 libros ilustrados incluidos en el estudio están a la venta en Estados Unidos y se promocionan para leerles a bebés y niños hasta los 9 años de edad. Estos libros están escritos en ambos idiomas y pasan del uno al otro sin dificultad.

El equipo de investigadores contó el número total de palabras en cada idioma y cuántas veces se usó cada palabra. También contaron el número de frases, así como también la longitud y complejidad de cada frase. Las frases y oraciones en inglés resultaron más complejas que las de español, pero el número de palabras diferentes fue mayor en español.

“El idioma con mayor proporción en los libros, y por mucho, era el inglés, y muchas veces el español que se incluía en el texto era una sola palabra incluida dentro de una oración en inglés”, explicó Marissa Castellana, estudiante de posgrado en psicología y segunda autora del artículo. “Este resultado sugiere que estos libros pueden beneficiar a las familias de habla inglesa que quieren incorporar algo del idioma español en la vida de sus hijos, y también para los niños que están aprendiendo español en casa”.

“Mamá” es una de las palabras en español que más se ve en los libros. Otras palabras en español que aparecen con frecuencia tienen que ver con la familia, mientras que el inglés se usa mucho menos para hablar de la familia y más para hablar de quehaceres cotidianos.

“Estos libros están predominantemente en inglés con una que otra palabra en español, lo cual podría apoyar el aprendizaje de vocabulario en español. Pero los libros también presentan frases complejas en inglés, lo cual podría promover el desarrollo del lenguaje en inglés también”, aclaró Benítez. “En muchas comunidades en Estados Unidos, el español es muy importante. Para servir mejor a los niños que vienen de experiencias lingüísticas muy diversas, es importante considerar qué tipos de libros están a su disposición para leer”.

La improvisación bilingüe

Una manera importante de cómo los niños aprenden el lenguaje es cuando escuchan que los padres, cuidadores y maestros hablan de forma improvisada o profundizan de manera extemporánea sobre algo en el libro. Pueden preguntar al niño que qué piensa que va a pasar después o si se da cuenta de algún detalle en la ilustración. Este tipo de conversación de llama diálogo extra-textual.

Este estudio establece la base para que un equipo investigador evalúe cómo el contenido de los libros ilustrados bilingües influye en si los padres y cuidadores hablan en un idioma o el otro cuando usan el diálogo extra-textual con sus hijos. Los resultados del estudio también les permitirán a los investigadores examinar cómo el diálogo extra-textual en diferentes idiomas afecta la manera en que los niños aprenden palabras nuevas, lo cual a la postre les ayudará a los padres a tomar decisiones informadas sobre qué libros quieren leer con sus hijos.

Las familias a quienes les interese participar en estudios sobre cómo los niños aprenden el lenguaje pueden encontrar información aquí.

Christine Potter de la Universidad de Texas en El Paso también contribuyó a este estudio. 

More Science and technology

 

Graphic depiction of a membrane ion channel.

Chilling discovery: Cold-sensing protein may pave the way for safer pain relief

For millions of people worldwide who live with chronic pain, the only treatments currently available often rely on opioids, which…

June 21, 2024
Person in a white lab coat and blue gloves handling lab equipment to research stem cell technology.

Harnessing benefits of stem cells for heart regeneration

Mehdi Nikkhah, an associate professor of biomedical engineering in the Ira A. Fulton Schools of Engineering at Arizona State…

June 21, 2024
Students seated at desks in a classroom listen to an unseen speaker.

Newly accredited ASU summer program opens up STEM opportunities for underrepresented students

It was Monday afternoon. Spotify was playing pop music in the background and the instructor stood behind a lectern wearing a…

June 20, 2024